Fernando Bartolomé Zofío

Máxima eficacia

Los ladrones de tiempo

Máxima eficacia

Por Fernando Bartolomé

En los tiempos actuales se está constatando un nuevo tipo de pobreza: la falta de tiempo.

Todos nos quejamos de que no solo no nos da tiempo de hacer todo lo que queremos, sino que además tenemos la mala conciencia por ello.

Y el problema se puede agravar y hay demasiados casos en los que esto se convierte en una enfermedad.

Conspiraciones antipersonas

Recientes estudios indican que las élites del poder están expropiando el tiempo a la población general en todos los países y en todas las profesiones.  La directora y realizadora Cosima Dannoritzer así lo cree y lo ha plasmado en el documental Ladrones de tiempo. El poder se nutre de los minutos de los trabajadores. ¡De alguna forma nos están robando el tiempo!

Pero lo grave no acaba ahí. Conozco decenas de casos en los que hasta los niños de primaria se acuestan a altas horas de la noche para tener sus deberes terminados. Parece que todo es un engranaje para acostumbrar al tierno infante para la edad adulta del trabajo maquinal.

Sin entrar en conspiraciones judeomasónicas ni en teorías de alienación, la realidad es que si no aprovechamos muy bien nuestro tiempo tenemos muchas papeletas para acabar dirigidos, desbordados y deshidratados.

Los ladrones de tiempo

El tiempo no es oro. El tiempo es vida.

Para mí, el tiempo es conciencia. Y si ni siquiera tenemos conciencia de lo que nos pasa es muy complicado alterar el estado de las cosas.

Ya sabemos que estamos en una sociedad que va a propiciar y difundir la necesidad de entregar nuestro tiempo a otros. Cuanto más mejor. Pero después es interesante identificar quiénes son los ladrones, con nombres y apellidos, los esbirros del poder, que hacen posible que estemos ocupados casi las 24 horas del día.

Podemos diferenciar entre los cachivaches y las actitudes.

Los máximos succionadores de tiempo en el nivel de cachivaches son el teléfono móvil, internet, la televisión, las noticias, las compras…

A nivel de actitudes, los máximos enemigos son nuestras propias rutinas, la falta de objetivos claros, la divagación, la distracción con cosas que no aportan nada o la falta de reflexión para saber qué es lo que queremos

Sin tiempo para vivir no hay vida. Así que sería una buena idea aprender a gestionarlo muy bien, y quien mejor que el experto en optimización del rendimiento que Brian Tracy para darnos algunos consejos.

Cambiar no es fácil

Ser conscientes de lo que nos pasa ayuda mucho pero no soluciona nada necesariamente.

No hay nada más fuerte que un prejuicio, una rutina, una manera de ver la vida.

Todos queremos vivir bien, estar cómodos y sufrir lo menos posible. Y todo cambio nos saca de nuestra zona de comodidad y nos hace ver lo molesto que es dejar de hacer lo que estamos acostumbrados a hacer.

El subconsciente es como el niño de 5 años que patalea cuando hay algo que no le cuadra. Quiere las cosas como están, aunque estés en el infierno, pero si eso es a lo que estás acostumbrado avisará vehementemente de los peligros de abandonar el infierno.

¿Qué hacer?

Ya sabemos del problema, de su dificultad y de la necesidad de hacer algo al respecto. Ahora nos queda hacerlo.

En este tema tan delicado he acudido a uno de los máximos expertos en gestión de tiempo para que nos de unos cuantos consejos acerca de nuestra vida y nuestra agenda.

Os dejo con ellos.

  • Disminuye el tiempo que empleas en hacer las cosas y elimina aquellas tareas que aporten poco o nada.
  • Organízate y piensa a cada momento cómo hacer las cosas mejor y en menos tiempo.
  • Duplica tu valor descubriendo cuáles son las actividades que te aportan más. El 80 % de tus consecuciones provienen del 20 & de tus actividades. Descubre cuáles son y elimina o delega el otro 80 %.
  • Tu eres el único responsable de tu destino. Acepta esta responsabilidad.
  • No critiques o juzgues; si algo no te gusta, cámbialo. Tu sensación de control y tu estima aumentarán.
  • Considérate empleado de ti mismo, tu propia empresa.
  • Como empresa, tú puedes aumentar ingresos por aumento de ventas, manteniendo costos; disminuyendo costes; variando la actividad. Identifica las actividades que te dan más valor, concéntrate en ellas y rechaza todo lo que se desvíe de ellas.
  • Para rendir más y concentrarte mejor, actúa como si te estuvieran observando y evaluando.
  • Tus hábitos deciden tu destino, para bien o para mal. Estos son automatismos que se aprenden, se hacen fácilmente y sin pensar, como respuesta a un estímulo. Cambiar de hábitos es difícil y requiere disciplina. “Todo es difícil antes de ser fácil”. GOETHE

 

Dos estrategias finales

  • La fórmula del Gran SLAM:

 

    • Simplifica. Base cero: ¿Qué haría si empezara de cero?
    • Apalanca: Aprende de los expertos/Delega/Pide prestado/ Aprende del éxito y del fracaso ajeno/ Contacta con gente
    • Acelera: responde lo más rápido que puedas a las demandas de la gente y contribuye a dar más valor.
    • Multiplica: rodéate de gente que complemente tus habilidades y administra su valor coordinando sus aportaciones.

 

  • Duplica tu productividad:

 

    • Preguntas eficaces: ¿Qué estoy tratando de hacer? ¿Cómo estoy tratando de hacerlo? ¿Cuáles son mis suposiciones acerca del mercado, la gente, tarea…? Y si lo que creo no es así ¿de que otro modo podría actuar? Estrategias
    • Claridad de objetivos: Qué quiero y cómo lo voy a hacer. Se flexible en tus planteamientos. Deshecha el ego y distánciate del problema pensando ¿qué funciona? En lugar de ¿quién tiene razón?
    • Aumenta tu productividad. Objetivos específicos, mensurables, realistas y con plazos. Sobre papel y priorizados, distinguiendo lo importante urgente y no urgente de lo no importante urgente y no urgente. Invierte tiempo en las actividades de mayor valor, trabajando solo en una cosa, sin interrumpir hasta terminar.

 

Estos recursos valen para cualquier ámbito de tu vida y, lógicamente, pueden enfocarse en mejorar la eficacia en nuestro aprendizaje musical, que dará para otro artículo. Pero, en cualquier caso, ser más eficaces en nuestra vida cotidiana, con toda seguridad, nos va a dar la posibilidad de tocar más tiempo.

¿Qué es lo que vas a hacer hoy mismo para organizar tu día?

 

Si te ha parecido útil este artículo hay una cosa más que te podría gustar y una que me ayudaría a seguir trabajando por ofrecer recursos como éste:

 

Deja un comentario