Fernando Bartolomé Zofío

El manipulador y la imaginación I

  Serie Pavel Steidl
- I -

El manipulador y la imaginación

Por Fernando Bartolomé

“Tu imaginación es muy importante.

No puedes tocar mejor de lo que seas capaz de imaginar”.

Pavel Steidl

 

En la guitarra, cuando tocamos una nota el sonido se apaga gradualmente. No hay nada que podamos hacer. Y cuando tocamos una nota nunca podemos hacer que suene más fuerte.

¡Los guitarristas no podemos hacer los crescendi como los violinistas! La nota que tocamos está destinada a morir. Esto es tan triste como cierto.

Pero quizás podemos jugar con la imaginación y conseguir el efecto.

Cuando Pavel salía de joven promesa en la televisión checa el gobierno le obligaba a decir que estaba muy contento de que ellos le ayudaran a formarse, que estaba muy contento de pertenecer a su país y dichoso de pertenecer al gobierno comunista.

Cuando ganaba un premio estaba obligado a donarlo al gobierno y reconocer que estaba agradecido por ello. Esto es manipulación.

Cuando Pavel estaba hundido por la manipulación total como ser humano, la apropiación de sus propiedades y la enajenación de sus pensamientos decidió escapar. Primero con la música, día a día, y después con el tren de camino al destierro. Y algo aprendió de esta manipulación de las voluntades de masas e individuos.

Muchos años más tarde yo le vi en un concierto en Córdoba y, sin saber su desgraciada historia de huida, le acusé amistosamente de manipulación. Le dije que me había sentido manipulado.

Tan pronto estaba atrapado por una tristeza sin esperanza como, al siguiente minuto, estaba dichoso y con una sonrisa en la cara. En el concierto me di cuenta de que si él no respiraba yo tampoco lo hacía y de que si lo hacía hondamente le acompañaba al instante. Y en esta mezcla de emociones intensas, tensiones, relajaciones, risas y llantos me fui del concierto feliz de que estas cosas puedan tener lugar.

Pavel buscó una vía de escape con la música y se construyó un mundo a su medida. Se escapó de la prisión de realidad en la que estaba inmerso. Después escapó de la dictadura que le atrapaba sus sueños y pudo hacer una carrera en libertad.

Y, al igual que en la película La vida es bella el pequeño Giosuè salva la vida por su imaginación, Pavel Steidl desarrolla un estilo absolutamente personal y original usando sus recursos de huida. Un estilo en el que una vez tocada una nota es posible escuchar un crescendo y un estilo en el que las cosas dejan de ser como parecen ser. Un tipo diferente de la manipulación comunista pero una manipulación en toda regla. 

¡Bendita manipulación!

Si te ha parecido útil este artículo hay una cosa más que te podría gustar y una que me ayudaría a seguir trabajando por ofrecer recursos como éste:

 

¡Muchas gracias!

Deja un comentario